Hace apenas unas semanas, lleom comenzó colaboraciones con el Centro de Cultura Digital a partir del encuentro Procesos insólitos: tránsitos entre tecnología y azar, que tuvo como objetivo reunir a especialistas de tres distintas disciplinas (matemáticas, arte sonoro y sistemas computacionales) para cruzar reflexiones acerca de conceptos como determinación/indeterminación, tiempo, caos, memoria, aleatoriedad, azar y usos tecnológicos tanto en el trabajo particular de cada invitado como en la perspectiva que cada uno tiene sobre el panorama actual en sus respectivos ámbitos de acción. La charla fue presentada por la poeta, escritora y editora Mónica Nepote, y estuvo moderada por Roberto Cruz Arzabal, miembro del laboratorio.

En esta charla, Socorro Soberón (traductora y geómetra), Manuel Rocha Iturbide (compositor y artista sonoro) y Eugenio Tisselli (artista electrónico e ingeniero en sistemas computacionales) presentaron al público asistente una parte de sus reflexiones sobre los modos de pensar la tecnología y el azar en su trayectoria. Para Soberón, por ejemplo, parece haber una sugerente confluencia entre las nociones de tiempo, orden y caos cuando se piensan desde la ciencia o desde la literatura; en su trabajo ha podido observar cambios de perspectiva en cuanto a las ideas de movimiento y ocurrir temporal que, dependiendo desde dónde se estudien, lpueden ser pensados desde su estaticidad, como fenómenos observables, o desde su continuidad, como acontecimiento inabarcable (aquí está quizá, para ella, la palabra poética).

Por su parte, Rocha Iturbide hizo una revisión de su trabajo como artista sonoro y puso para ello énfasis en cómo es que su idea y uso del azar han adquirido distintos matices a lo largo de su producción sonora; en últimas fechas, el compositor encuentra una búsqueda más contemplativa del azar y su efecto sobre la forma, así como una autoría cada vez más desapegada, que da un lugar más destacado a lo que no puede controlarse; de los muchos modos de pensar el azar en su obra, habló del azar controlado, del involuntario o del conceptual, este último con influencia directa de la poética de John Cage.

Eugenio Tisselli presentó de un modo distinto su reflexión sobre estos temas: estamos, dijo, en un momento de la complejidad más que de la indeterminación. Según Tisselli, pensar la tecnología en su relación directa con la ecología, la ética y los usos sociales cotidianos (lo que crea, utiliza y desecha el hombre en distintas comunidades) permite observar que, a la par de un uso acelerado de objetos electrónicos y de modos de vida atravesados por herramientas tecnológicas de diversa índole, hay también un oscurecimiento de los funcionamientos, efectos y derivas de tales objetos y herramientas. La búsqueda, para Tisselli, está en hacer visible eso que permanece en un estado de opacidad (para contextualizar la reflexión de Tisselli sobre la idea de opacidad puede consultarse esta liga).

Un primer resultado de esta charla fue la intensa ampliación de las nociones de los dos conceptos desde los que partimos. Un entendimiento del azar y la tecnología que se complejiza cuando nos detenemos a revisarlos desde prácticas específicas.

Anuncios